SERVICIO

“El Trabajo es amor que toma forma.”
— Kahlil Gibran

Se denomina Servicio a cualquier tipo de trabajo que se lleve a cabo amorosamente por el beneficio de todos, renunciando a cualquier interés personal. La Escuela es, realmente, una organización fundamentada en el principio del Servicio. La Escuela de Filosofía Práctica confía a los estudiantes la realización de todas las actividades, como el mantenimiento y limpieza del edificio, preparar y servir refrigerios, tutorar las clases y todos los asuntos administrativos, sin que nadie reciba remuneración alguna.

Desde que los estudiantes son introducidos a la práctica de la meditación, quedan invitados a participar en grupos de Servicio voluntario, que sostienen las necesidades físicas diarias de la Escuela. El Servicio satisface las necesidades prácticas del funcionamiento de la Escuela, pero los beneficios filosóficos de servir son incluso más valiosos para los estudiantes. El propósito del Servicio en la Escuela es practicar los principios que se han presentado en la clase. Bajo la guía de un estudiante con gran experiencia, las personas que aceptan servir aprenden a trabajar con la atención centrada en el momento presente, pueden experimentar la unidad con los demás estudiantes en la Escuela, y aprenden a trabajar por el bienestar de todos, libres de cualquier limitación o prejuicios sobre la tarea que están realizando.

Cuando se practican estos principios filosóficos con la actitud correcta, funcionan como puertas hacia la felicidad y la libertad, que están a nuestro alcance en la vida diaria. Esta capacidad de centrar la atención en el trabajo es esencial para el proceso de descubrimiento de uno mismo, de modo que el Servicio se convierte en una parte esencial del programa filosófico.

“En el Servicio, yo dejo de ser el centro de atención. Siempre me siento renovado después de practicarlo. Es un impulso semanal.”

“Lo más valioso del servicio es estar en compañía de aquellos que comparten el amor a la verdad y que trabajan para superar ideas que limitan.”

“Realmente disfruto el trabajo físico del servicio, por ejemplo, la práctica de observar las manos mientras trabajan. He descubierto que el servicio es un puente entre lo que estudiamos y mi vida real”

“El servicio me hace comprender lo que se ha debatido en clase. Continuamente me recuerda por qué estoy en la Escuela.”

“No sé cuál va a ser vuestro destino, pero sí sé una cosa: Sólo serán verdaderamente felices aquellos que hayan buscado y encontrado cómo servir.”
— Albert Schweitzer.